Na­die ha de­ter­mi­na­do lo que pue­de un cuer­po

Has­ta aho­ra na­die ha de­ter­mi­na­do lo que pue­de un cuer­po. La ex­pe­rien­cia no ha en­se­ña­do a na­die lo que un cuer­po pue­de ha­cer por las le­yes de su na­tu­ra­le­za —con­si­de­ra­da co­mo pu­ra­men­te cor­pó­rea— ni tam­po­co lo que el cuer­po no pue­de ha­cer. Na­die ha co­no­ci­do la fá­bri­ca del cuer­po de un mo­do tan pre­ci­so co­mo pa­ra ex­pli­car to­das sus fun­cio­nes. Ade­más, na­die sa­be de qué mo­do ni con qué me­dios el al­ma mue­ve al cuer­po, ni cuán­tos gra­dos de mo­vi­mien­to pue­de dar­le, ni con qué ra­pi­dez pue­de mo­ver­lo. Por lo tan­to, cuan­do di­cen que tal o cual ac­ción del cuer­po pro­vie­ne del al­ma, por te­ner ella im­pe­rio so­bre el cuer­po, no sa­ben lo que di­cen, y lo úni­co que ha­cen es con­fe­sar con pa­la­bras es­pe­cio­sas su gran ig­no­ran­cia.

cf. Ba­ruch Spi­no­za